En mi infancia tuve la fortuna de tener una barra de amigos con los que nos juntábamos en la vereda, nuestros juegos favoritos eran: protagonizar nuestras historias inventadas, patinar o andar en bici en la calle; a la mancha, la escondida, a cazar mariposas o bichitos de luz cuando estaba oscureciendo. Teniamos un club, las credenciales estaban hechas por nosotros, los varones formaron el equipo de fútbol, las chicas eramos las que alentabamos y nos pintabamos las remeras a mano.
Los días de lluvia nos quedábamos en los garages que no estaban cerrados o en los porches y ahi jugábamos con las muñecas o vendedoras ,o a cocinar usando el agua de lluvia para preparer las sopas,con plantas, lombrices y caracoles. Y de esas tardes recuerdo este  Ludo.
"El Ludo con imanes" era uno de los juegos que tambien disfrutábamos en los viajes largos que hacíamos en auto con mi familia y lo extraordinario era que las fichas no se caían
aún en los caminos mas difíciles

Laura Brizuela.

1 comentario:

  1. GRACIAS, Sandra, por compartir tan linda historia.
    Saludos
    Cristina

    ResponderEliminar